¿Por qué dudamos de nuestras capacidades?

La vida constantemente nos enfrenta a situaciones en las que pone a prueba nuestra valía o más que nuestra valía porque nuestro valor no depende de lo que podemos o no podemos hacer, pone a prueba nuestra habilidad para retarnos a hacer cosas nuevas, pone a prueba nuestra confianza, nuestra capacidad de creer que somos buenos y podemos lograr cosas extraordinarias. Nos hace ver que más allá de nosotros mismos y nos fuerza a sobrepasar nuestros límites.

Cuando creemos que podemos lograr cosas nuevas y mejores una energía crece dentro de nosotros impulsándonos a lo desconocido. Sin embargo, en muchas ocasiones esa energía se ve opacada por la duda, el miedo a fracasar y el miedo a creer que somos buenos.

Selene Perenne te recomienda “10 pasos para aprender a amarse a uno mismo”

Esa duda es como un pequeño animalito dentro de nuestro cerebro que se va consumiendo toda nuestra energía, lo alimentamos con cada pensamiento de culpa, cada pensamiento de frustración, cada pensamiento de duda, y sin darnos cuenta estamos estancados sin poder avanzar, como si una especie de bloqueo surgiera desde el interior y no nos permitiera continuar. A veces el bloqueo es tan grande que prefieres dejar de hacer esa actividad nueva que estabas aprendiendo y decides simplemente irte por la fácil, sentarte a ver series mientras el tiempo transcurre.

Nos buscamos distractores, somos expertos en el arte de la distracción, nos buscamos juegos en el celular que nos consumen horas y horas, pasamos y repasamos el Instagram a veces viendo las mismas imágenes una y otra vez, tratando de huir del sentimiento de bloqueo que se instaló dentro y al parecer para quedarse. A veces le tenemos tanto miedo al fracaso, que preferimos no intentarlo, es mucho más sencillo y fácil no intentarlo, que dedicar todo nuestro tiempo y después fracasar y lo peor es que no nos damos espacio al error.

SelenePerenne te recomienda “amarse a uno mismo”

Olvidamos que las equivocaciones son sucesos naturales en el proceso de aprendizaje y al no darnos permiso de equivocarnos nos recriminarnos fuertemente ante el primer fracaso. Los sentimientos de culpa y de frustración crecen como una bola de nieve, gracias a esa primera equivocación reforzamos nuestra idea de que igual no lo íbamos a lograr.

Si tan sólo recordáramos que equivocarnos hace parte del aprendizaje, si tan sólo recordamos que cuando éramos niños y construíamos un castillo y se derrumbaba no nos sentíamos mal, no nos castigábamos; simplemente sonreíamos y lo volvíamos a intentar reconociendo en qué habíamos fallado para no repetirlo y finalmente lográbamos construir el castillo más firme y bonito de todos.

A veces simplemente debemos recordar lo que era ser niño, recordar que lo importante es disfrutar del camino, que lo importante es ser felices en el proceso y aprender cada día un poco más y sin pensarlo estaremos donde queríamos estar.

Es confiar en nosotros mismos ¿qué niño no confía en sí mismo? Es confiar porque simplemente tenemos la confianza interior de que lo podemos lograr, sin cuestionamientos, sin dudas, sin miedos. Recordar que cuando éramos niños sabíamos que teníamos el poder y la fuerza para lograr todo lo que soñábamos.

Selene Perenne te recomienda “¿Sueño o Hobbie?”

Entregar nuestra energía vital
jugando

¿Qué es la energía vital? La energía vital es esa fuerza que nos mueve minuto a minuto, es como la Read more

¿Sueño o Hobby?

Empezar nuevos retos, empezar nuevos caminos, sacar energía de donde no la hay para llevar a cabo esos sueños perdidos, Read more

¿Qué nos está enseñando Pachamama?

Pachamama nos está dando una gran lección de humildad, respeto y tolerancia. Nos está sacudiendo el mundo y mostrando que Read more

No Comments
Leave a Reply

error: Content is protected !!