¿Sueño o Hobby?

Empezar nuevos retos, empezar nuevos caminos, sacar energía de donde no la hay para llevar a cabo esos sueños perdidos, algunos los llamamos retos personales, otros lo llaman hobbies, otros lo llaman vida fuera del trabajo, otros simplemente no le ponen nombre. A mí me gusta llamarlos sueños escondidos, ya que son ese pequeño montón de ideas que tenemos bien guardadas y que esperamos algún día sacar la fuerza y la energía para llevarlas a cabo. Tal vez, al comienzo lo tomas como un hobbie como eso que te gusta hacer pero sólo le dedicas algo de tiempo, ese tiempo libre que te sobra después de trabajar, de salir con tus amigos y de descansar.

Lo llamas hobbies porque es más fácil para tu cerebro procesar que no le vas a dedicar más tiempo porque es simplemente un “hobbie” aunque a medida que lo vas haciendo, cada día quieres dedicarle un poquito más de tiempo, cada día piensas más en esa actividad, en cómo mejorarla, en cómo invertirle más, en cómo ser más creativo.

SelenePerenne te recomienda “¿Por qué le tenemos miedo a la soledad?”

Te vas dando cuenta que sientes un motivación interna tan grande, que te ayuda a sacar energías así estés muy cansado, así hayas tenido un día muy ajetreado en el trabajo o en la universidad, te vas dando cuenta de que te apasiona, de que en verdad te mueve por dentro, y que tal vez no es simplemente un “hobbie” como lo creías en un inicio, se empieza a convertir en un sueño, en una ilusión en eso que desearías hacer todo el tiempo si tal vez no tuvieras otras obligaciones, se comienza a convertir en tu fuente de inspiración.

Pero tal vez, si ese hobbie fuera tu trabajo ya no sería tan divertido como lo es ahora, ya no sería tan apasionante, tan motivamente, tal vez empezaría a convertirse en paisaje, en una obligación y ya no lo harías sólo por el gusto de hacerlo.

¿Será que cuando el sueño se vuelve tu trabajo deja de ser divertido? siempre me he hecho esa pregunta, y he llegado a la conclusión que no, que ese sueño, esa pasión podría dejar de ser divertida cuando empiece a enfocarme más en el resultado que en el proceso, cuando me empieza a interesar más la satisfacción del otro que la propia, cuando permito que me interese más el beneficio que me pueda retornar que el disfrute de hacer lo que se está haciendo, entonces el problema en sí no sería el trabajo, el problema en sí sería dejar que el trabajo te robe el disfrute de hacerlo sólo porque te gusta, sería permitir que te digan cómo llevar a cabo tu actividad, cómo escribir tu libro por ejemplo, o cómo pintar tu cuadro, sería permitir que el trabajo te quite la libertad de ser.

SelenePerenne le recomienda “¿Qué nos está enseñando Pachamama?”

La libertad de vivir tu sueño libremente, de realizar tu actividad por el placer de hacerla, que te quite la libertad de correr 20 maratones sólo porque lo quieres hacer y no porque tengas que ganar alguna, aunque no vamos a negar que la satisfacción de ganar siempre va a ser placentera.

Lo importante en todo este camino es re-descubrirnos, es encontrar eso que nos hace vibrar o “esos” ya que no tiene que ser sólo una cosa, esa es otra idea que nos han metido en la cabeza y algunas veces incluso nos hace sentir mal, nos metieron en la cabeza que cuando eres bueno en algo sólo te debe gustar ese algo y dedicarte a eso al 100% y no te puede gustar nada más, y si te gustan varias cosas es porque realmente no has encontrado lo que realmente te apasiona.

Esta idea absurda nos bloquea, y nos hace creer que si no hemos encontrado eso que queramos hacer el 100% de nuestro tiempo entonces debemos seguir buscando, la verdad la cuestión es tan sencilla como que todos somos diferentes y que nuestros cerebros funcionan diferente y que si bien hay personas que pueden enfocar su atención a una sola actividad, hay otro tipo de personas que nos apasionan varias actividades.

Hay artistas que a la vez son escritores, cantantes o hasta científicos, hay ingenieros que también son deportistas y hay administradores que les gusta la botánica, y son extraordinarias en cada una de las actividades que realizan, y en cada una encuentran una emoción diferente, una pasión diferente, un sueño diferente.

[template id=”1701″]

Esos sueños que no podemos dejar perder, esos sueños que empiezan como un hobbie y se convierten en nuestra pasión, esos sueños que en un principio sólo podemos realizar en nuestro tiempo libre pero que si los hacemos con amor y dedicación, tal vez, se puedan convertir en todo nuestro mundo.

A veces nos sentimos frustrados por no tener más tiempo para dedicarles, porque quizás nos dimos cuenta tarde de lo que realmente nos gustaba hacer y envidiamos a ese otro millón de personas que tienen todo el tiempo para dedicarles y sentimos que pueden avanzar mucho más rápido que nosotros.

Nos preocupamos por tantas cosas que dejamos de disfrutar lo realmente importante, dejamos de disfrutar que aunque sea solo media hora la que tenemos disponible para dedicarle a nuestra pasión, es media hora que podemos disfrutar, y de tanto en tanto iremos mejorando y de tanto en tanto iremos viendo resultados cuando menos lo imaginemos.

Y tal vez si nos dejamos de preocupar, si dejamos de sentirnos frustrados y liberamos todas esas emociones que sólo nos limitan y nos quitan energía, tal vez esos sueños fluirán y se abrirán ellos mismos su propio camino.

SelenePerenne te recomienda “Amarse a uno mismo”

Entregar nuestra energía vital
jugando

¿Qué es la energía vital? La energía vital es esa fuerza que nos mueve minuto a minuto, es como la Read more

¿Qué nos está enseñando Pachamama?

Pachamama nos está dando una gran lección de humildad, respeto y tolerancia. Nos está sacudiendo el mundo y mostrando que Read more

La Gran Pausa

Hoy leí un articulo en el que hacían alusión a la situación que estamos viviendo como la gran pausa y Read more

No Comments
Leave a Reply

error: Content is protected !!