Selene y la ardilla


En un lugar lejano vivía una pequeña niña llamada Selene, vivía con su familia en una casa humilde pero llena de calor de hogar. En aquel sitio, el tiempo no pasaba deprisa, era un pueblo mágico, lleno de naturaleza, animales y algunas cosas extrañas a las cuales nadie daba importancia. Selene tenía tan solo 7 años y por primera vez empezaba a ver a los niños de forma diferente.

La escuela quedaba a 10 minutos de su hogar y ella había decidido que ya era momento de ir sola a estudiar. Hablo con su madre y le dijo muy segura “mamá, creo que ya soy capaz de ir sola a la escuela”, su madre quedo atónita pero no pudo hacer nada al respecto.

Al día siguiente Selene estaba caminando por un sendero lleno de flores hacia la escuela y pensaba para sí…”quisiera tener un amigo imaginario como todos los demás, tal vez así me sentiría menos sola—”. Al cabo de unos minutos apareció una hermosa ardilla y la saludo entre los arbustos… “¿y tú quién eres?—” dijo la ardilla. Selene brinco del susto no podía creer que por fin tendría el amigo imaginario que siempre había soñado. Le dijo “—Soy Selene, me puedes decir Selne, así me llaman mis amigos aunque la verdad no tengo muchos… ¿tú quisieras ser mi amigo?—” la ardilla se quedó un rato en silencio y respondió “—lo pensaré, pareces una niña rara—”.

Selene prosiguió su camino un tanto aburrida y al llegar a la escuela olvido el incidente ocurrido con la ardilla. En la escuela estaban en la semana más importante del año, llena de juegos, rifas, concursos, bailes y demás. Cada día se realizaba una actividad diferente, Selene disfrutaba enormemente esa semana, todo el año la esperaba con ansias

Al llegar al salón Leila su única amiga la saludo emocionada, Selene trato de contarle lo sucedido con la ardilla pero su lengua se trabo. Al final del salón estaba John, ese dulce niño que provocaba extrañas sensaciones en ella. Nunca habían hablado, solo a cruzaban sus miradas y él sonreía. Todas las niñas del salón hablaban con él y se reían, pero Selene era demasiado tímida para hacerlo.

Más tarde ese mismo día empezaron con la actividad especial, la profesora preparo una carrera de obstáculos compuesta por una guerra con bombas de agua, una carrera de costales, un desafío en el pantano y por último una carrera de velocidad. En la última prueba Selene cayó al piso estrepitosamente, John estaba junto a ella y corrió a ayudarla, la agarro suavemente de su brazo y ella pudo levantarse nuevamente, Selene no pronunció una sola palabra sus mejillas estaban enrojecidas, en ese momento apareció la ardilla y le gritaba “¡háblale, por el amor a Dios! es tu oportunidad—”…pero ella no pudo hacerlo.

Al día siguiente, la profesora planeo una estupenda casa embrujada dentro del bosque, con muchas figuras tenebrosas y sonidos espeluznantes. Selene entró junto a Leila, quién le daba valentía para seguir, ya que la pobre sufría seguidamente de horrorosas pesadillas. Leila le repetía…”Selne no tengas miedos, son sólo mentiras todo está en tu imaginación—”. Entraron a la tenebrosa casa embrujada y en el momento en que una figura fantasmal apareció frente Selene pegó un ensordecedor grito que paralizó a todos sus compañeros, quienes la regañaron por quitarles la diversión. Selene sólo quería finalizar con esa pesadilla, se sintió aliviada cuando terminaron de cruzar y pudo nuevamente respirar.

La siguiente actividad borró ese desastroso momento de su mente, la profesora tenía unos hermosos regalos para todos en el salón, para las niñas había unas hermosas muñecas con vestido de flores y zapatillas blancas, y para los niños unos estruendosos carros llenos de colores. Cuando todos estaban jugando con sus regalos apareció la ardilla detrás de Selene y le dijo… “Como ahora somos amigos ¿verdad que te puedo llamar Selne? Y como soy tu único amigo imaginario ¿cierto que debes hacerme caso? ve y habla con John, yo sé que él también quiere hablar contigo ¡atrévete! deja la timidez! pregúntale por su nuevo carro de juguete—”.

Selene tomó toda la valentía que pudo, agarró su muñeca y lentamente se acercó a John, sin embargo, cuando solo faltaba un paso para llegar a él apareció de la nada una niña hermosa y capturó toda la atención de John. Selene se quedó ahí parada mirándolos sin nada más que hacer.

Selene Perenne te recomienda el poema “Cadenas”

El último día de esta travesía la profesora preparó un pequeño baile al aire libre mientras llegaba el atardecer, habían dulces, pasabocas y encantadores adornos colgando de los árboles, y de fondo una vieja grabadora sonaba música de fiesta en un tono suave que permitiría a los niños hablar entre ellos. Selene llevaba un vestido rosado que había cocido su madre y estaba con su amiga riendo sin parar, Leila le dijo “—debo ir al baño un momento… ¡No tardo!—”.

En ese mismo instante John empezó acercarse lentamente a Selenees una broma o es producto de mí imaginación—pensaba, él cada vez estaba más cerca y Selene no podía aguantar la tensión, ,cuando John estaba muy cerca, ella no pudo soportar y le dio la espalda, en ese momento John la agarró del brazo y le dijo “Por favor no huyas, quiero que seamos amigos—”.

Selene Perenne te recomienda “El caballero de la armadura oxidada”

La ardilla apareció de repente, gritando “Selene detente por favor, debes confiar ¡Quiere ser tu amigo! confía en mí, soy tu amigo pero no lo seré por siempre necesitas amigos de carne y hueso—”… en ese momento la imagen de la ardilla se disolvió. Selene respiró, volteó hacia John y vio su cara sonriente llena de duda. Empezaron a hablar de sus juguetes favoritos, de los dibujos animados que más les gustaban y de mil cosas más, reían sin parar… los minutos parecían no pasar… todo terminó cuando su madre pasó a recogerla como a todos los demás niños, porque la fiesta había llegado a su fin. Fue la mejor tarde de su vida, después de ese día nunca volvió a ver a su pequeña amiga la ardilla. 

 

Soy una apasionada del arte, la pintura, la escritura, la inteligencia emocional y el entendimiento de las cosas. He aprendido con el pasar de los años y con la sabiduría que me ha regalado el universo y los libros, que todos hacemos parte del todo y que lo único realmente importante es el presente, porque nuestro futuro es simplemente una ilusión y nuestro pasado jamás volverá. Espero que les gusten mis escritos y que haga clic en sus vidas.

LEAVE A COMMENT

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 3.180 suscriptores

Selene Perenne en Facebook

Creando Selene perenne: https://t.co/NH9jaBSh9g vía @YouTube

Relacion disfuncional: https://t.co/Kb1BiaXjSW vía @YouTube

Síguenos

Sigue a Selene Perenne en las redes solciales