¿Qué es juzgar? ¿Por qué estamos tan acostumbrados a hacerlo? ¿Acaso hace parte de nuestra vida, de nuestro día a día, de nuestra sociedad? Juzgar es casi un hábito para la mayoría de las personas, está tan arraigado en nuestra sociedad que ni siquiera nos damos cuenta.

Es casi imperceptible notar cuando emitimos un juicio sobre alguien o cuando otra persona emite un juicio sobre nosotros; porque esos juicios parecen tan normales y hasta razonables porque los hemos escuchado a lo largo de nuestra vida y hacen parte de nuestro cotidiano. 

Muchas veces emitimos juicios sobre otras personas y no nos detenemos a pensar si es verdad o si acaso conocemos toda la historia de esa persona que la motiva a actuar como lo hace. 

Entonces aquí esta la cuestión ¿realmente tenemos derecho de juzgar a los otros? creo que la respuesta sería un no rotundo, porque nunca conocemos toda la historia que rodea a otra persona, cada persona es un mundo en si misma y si acaso lográramos conocerla un poco, nunca llegaríamos a conocerla a un 100% porque nunca podríamos conocer todos sus miedos, todos sus sueños, todos sus impulsos y todas las motivaciones que la llevan a hacer lo que hace. 

Generalmente cuando somos duros con los demás es porque incluso somos más duros con nosotros , y aunque dejar de juzgar a los demás es muy importante, dejar de juzgarnos a nosotros mismos es el primer paso. Por eso, cuando te estés juzgando trata de recordar que todo lo que haces lo haces con la mejor intención y porque en su momento creías que era lo mejor y así cada día aprenderás a tener un poco más de compasión contigo mismo. 

Este seriado de ilustraciones tiene la intención de exponer un poco esas situaciones de señalamientos en las que caemos constantemente y así al verlas, poder reconocerlas,  hacerlas conscientes y liberarlas