¿Cómo identificar una relación disfuncional?

¿Qué es una relación disfuncional?

Una relación disfuncional es el tipo de relación donde por más que intentas que las cosas fluyan y pones todo de ti todo el tiempo, algo no funciona. Gastas demasiada energía tratando de arreglar el nuevo problema que aparece, la nueva discusión e incluso cuando están en un momento de tranquilidad, sabes que algo falta, sientes ese vacío que te indica que no eres feliz totalmente.

Y aunque lo niegues al resto de la gente, sabes que tu relación es una batalla sin fin, una batalla contra ti mismo por ceder en cosas que pensaste jamás ceder, una batalla por tratar de dar un poco más de ti porque inconscientemente crees que de esa manera vas a lograr finalmente que las cosas funcionen, una batalla con tu pareja por no comprenderte y por no intentarlo mejor.

SelenePerenne te recomienda “10 pasos para aprender a amarse a uno mismo”

Una relación disfuncional se caracteriza porque siempre hay un momento de reconciliación después de una pelea en la que los dos intentan cambiar, pero después de un tiempo todo empieza a resurgir hasta que los reclamos aparecen nuevamente y una discusión cada vez más fuerte se presenta, y de nuevo otra reconciliación; es un círculo vicioso sin fin; donde el dolor después de cada recaída es cada vez mayor al sentir que es otro intento fallido.

¿Nos programan para permanecer en una relación disfuncional?

Como lo menciona Jaime Jaramillo en su libro “Te amo… pero soy feliz sin ti” nos han enseñado que “amar es depender, poseer, manipular, celar, juzgar, exigir, dominar; que para amar debes estar atado permanentemente a una persona y que no puedes ser feliz si no estás todo el tiempo con ella”.

Por esto, nos esforzamos constantemente por retener esa persona a nuestro lado porque creemos que sin ella nuestra felicidad se escapara por el balcón y justificamos el dolor que nos causa esa persona creyendo que todo lo que hace lo hace por amor. Justificamos muchas veces sus malos tratos, su falta de atención, su falta de tiempo o su poca delicadeza para decir las cosas.

Cuando todos sabemos que cuando alguien realmente te importa siempre tienes tiempo para compartir con él o ella, por ocupada que sea tu agenda haces el espacio en tu tiempo. Siempre tenemos tiempo para las cosas que son nuestra prioridad, así que si alguien te dice que no tiene tiempo para ti es simplemente porque no quiere compartir tiempo contigo.

Así de simple, aunque suene un poco cruel para algunos, es totalmente cierto… el tiempo está ahí y cada quién decide qué hacer con su tiempo y si tú no estás entre las principales opciones, hay algo que cuestionar.

Nos programan todo el tiempo, nuestros amigos, nuestra familia, la sociedad en si misma, nos dicen que ninguna relación es fácil, que todas las relaciones tienen sus problemas, que no podemos tirar la toalla al primer problemita e incluso nos hacen dudar si lo hemos intentado lo suficiente. Pocas veces en las películas muestran relaciones tranquilas porque no tendrían mucho raiting, pero la realidad es que en una relación sana no tienes que ir de intento en intento y de duda en duda. Por esto, hay que liberarnos de esos condicionamientos mentales y darnos cuenta que son simplemente creencias que se pueden cambiar.

La víctima y el victimario

Cuando se está en una relación disfuncional hay una persona que hace las veces de autoridad y la otra persona que hace las veces de sumis@ o también conocidos como la víctima y el victimario. Cabe aclarar que ambas personas pueden jugar cualquier de los dos papeles, dependiendo del momento en que se encuentren en la relación, algunas veces serás la víctima y otras veces serás el victimario, jugaras a manipular al otro o jugaras a producir su lastima y su pesar. En una relación tóxica ambos están apegados emocionalmente, es un juego en el que ambos participan y ambos sufren.

Selene Perenne te recomienda ¿Qué tan cierto es que a las mujeres les gusta rehabilitar gamnín? 

Siempre se da este patrón de comportamiento, por ejemplo, si van a salir a tomar algo, la victima siempre debe tener su agenda libre a disposición de su pareja, porque el victimario tiene muchas más obligaciones y su tiempo es mucho más valioso, por esto, la victima debe agradecer por el tiempo que su pareja esta separando en su agenda para compartir juntos y si por alguna razón no está de buen humor es labor de la victima comprenderlo, aceptarlo y apoyarlo.

El que hace las veces de dominante, tratara de minimizar el valor de la otra persona y así lograr que permanezca más tiempo a su lado, porque si la otra persona empieza a perder el sentido de si mismo y empieza a perder su propia autoestima, creerá que nadie más la va a querer y se quedará amarrado a la relación.

Por otro lado, la persona que siente tener el poder, cada vez va a querer que su ego crezca un poco más y se preocupará menos por la relación y no va a realizar ningún esfuerzo para estar mejor ¿Para qué? si realmente no tiene ningún sentido porque ya la otra persona está haciendo todo el trabajo, pero eso también producirá que pierda interés y se sienta vacío e incompleto.

Amar con inteligencia

Una relación siempre requiere de algo de inteligencia y de cabeza fría. No debes olvidar que son dos personas en igualdad de condiciones, con la misma capacidad y que están en la relación por decisión y por amor, es decir que ambos deben poner de su parte para que las cosas funcionen.

Algo que siempre debemos recordar para no caer lentamente en una relación disfuncional, es que una relación siempre debe ser 50%50%, siempre debes dar lo mismo que recibes, si ambas personas están dando mucho en la relación, están siendo atentos, amorosos y cariñosos, ambos se sentirán igual de satisfechos. Pero, si en algún momento de la relación uno de los dos deja de dar lo mismo, el otro no debe asumir ese rol porque aunque creamos que es algo bueno, al dar un poco más la otra persona no seguirá tu ejemplo, el efecto es totalmente contrario, mientras uno de los dos se dedica más, es más atento, llama más, planea, el otro cada vez se descuida más y más y deja de cumplir su misión.

Selene Perenne te recomienda Por qué nos aceleramos para iniciar una relación 

Por un lado, lo estás anulando porque estás haciendo el trabajo que él debería hacer, además no permites que te extrañe porque siempre estás ahí disponible y al final te sientes mal contigo mismo por estar dando más y sentir que no estás recibiendo ninguna retribución. Por otro lado, el otro se siente mal cuando se da cuenta que te hirió y que manifestó lo peor de su personalidad y finalmente ambos sufren.

Por eso nunca debes olvidar que una relación es de dos, y que si esta fracasando es por causa de los dos y si funciona es por causa de los dos, porque es deber de los dos estar atentos de no caer en estos patrones de dolor, de poner límites en el que ninguno se sienta inferior o superior al otro, de tener confianza en el otro y sobre todo mucha comunicación.

Entregar nuestra energía vital
jugando

¿Qué es la energía vital? La energía vital es esa fuerza que nos mueve minuto a minuto, es como la Read more

¿Sueño o Hobby?

Empezar nuevos retos, empezar nuevos caminos, sacar energía de donde no la hay para llevar a cabo esos sueños perdidos, Read more

¿Qué nos está enseñando Pachamama?

Pachamama nos está dando una gran lección de humildad, respeto y tolerancia. Nos está sacudiendo el mundo y mostrando que Read more

No Comments
Leave a Reply

error: Content is protected !!