10 pasos para superar una relación tóxica

10 pasos para superar una relación tóxica


Quisiera empezar diciendo que sí lo que deseas es que tu relación continúe pero que sea una relación sana, te advierto que sí sigues estos pasos existe el riesgo de que tu relación termine, pero, si la relación es realmente sólida y se aman por encima del apego continuarán juntos de una manera sana.

1.      Reconocer que algo está mal y ayudarte a ti mismo

Lo primero es aceptar que algo no está del todo bien, reconocer que ese vacío que sientes y la falta de plenitud no son normales, que las peleas constantes no son normales, y que el trabajo en exceso para que las cosas funcionen tampoco es normal.

Todo esto lo digo porque tenemos unas ideas algo dramáticas de lo que es normal. Es importante identificar que tal vez nuestra relación sea disfuncional para que puedas hacer un alto en el camino y transformar tú vida.

¿Y cómo saber si estás en una relación tóxica?… si sientes que estás perdiendo tu identidad, que tu autoestima no es la de antes y por más que lo intentas no logras poner límites, no logras darte tu lugar y sientes un miedo terrible de perder a esa persona como si la vida se te fuera acabar… entonces estás en medio de una relación tóxica.

A partir de aquí, lo principal es buscar pequeñas ayudas que te puedan servir, como libros que te darán una guía y te ayudarán a entender qué es lo que sucede, algunos recomendados “las mujeres que aman demasiado” de Robin Norwood y “Te amo… pero soy feliz sin ti” de Jaime Jaramillo o buscar en internet documentos que te puedan ilustrar, hablar con personas que hayan pasado por lo mismo, hacer ejercicio. Todo será de gran utilidad.

Selene Perenne te recomienda “Qué tan cierto es que a las mujeres les gusta rehabilitar gamín”

2.      Hazte pequeñas promesas a ti mism@

Tristemente, las promesas que más fácil rompemos son las promesas que nos hacemos a nosotros mismos, y esto aunque no sea evidente va deteriorando nuestra confianza y autoestima y… ¿Por qué es importante hacerte pequeñas promesas? porque estas te ayudarán a recuperar tu confianza y amor propio poco a poco.

Cuando estamos en una relación disfuncional olvidamos qué es lo que queremos y muchas veces olvidamos por qué seguimos ahí, sabemos que algo está mal porque ya es más el dolor que la satisfacción, sin embargo no logramos salir de ahí.

Hacerte pequeñas promesas, es una gran herramienta para poco a poco irte recuperando, puede ser una promesa tan simple como “no voy a llamar hasta que me llame”, o “toda esta semana no lo voy a buscar”, si te parece que una semana es demasiado tiempo, prométete no llamarlo en tres horas o tal vez la próxima vez que discutamos no voy a reaccionar como siempre lo hago, es decir, si eres de las personas que guardan silencio y no expresan su enojo, entonces en la próxima discusión deberías decirle abiertamente qué es lo que sientes, si por el contrario eres de las personas que explotan con gran facilidad, en la próxima discusión prométete guardar silencio.

Vas a notar como a medida que cumples esas pequeñas promesas cada vez va ser más fácil y cada vez vas a hacerte promesas más grandes logrando que la confianza en ti empiece a retornar.



3.      Es tu batalla, nadie puede hacerlo por ti

Para mí, este es el paso principal, es la clave del éxito o del fracaso en la búsqueda de sentirte mejor contigo mismo y de realmente encontrar el camino a una relación sana.

Aunque quisiéramos que alguien nos ayudará, y nos empujará fuera de la agonía de estar dentro de una relación tóxica, nadie puede hacerlo por nosotros, y esto es algo que debemos grabarnos con sangre, a nadie le debe importar tu vida más que a ti mismo, nadie puede hacer nada por ti más que tú. Por más que tu madre te amé o por más que tus amigos quieran ayudarte no lo pueden hacer, ellos lo máximo que podrán hacer es escucharte y aconsejarte, pero quién está librando una batalla eres tú.

Y lo nombro como batalla, porque ciertamente eso es, es una batalla contra tus propios impulsos, contra patrones que están grabados en tu inconsciente, contra tu deseo de querer estar con esa persona que sabes que te está haciendo daño.

Pero sabes que en tu interior tienes ganas de sentirte mejor y de pensar primero en ti, luchar contra el miedo de perderlo y sabes que la única forma de vencerlo es enfrentándolo, que debes luchar contra el mundo mismo porque sientes que nadie te comprende, nadie te entiende y nadie sabe cómo se siente la ansiedad y la soledad que te está invadiendo.

Es una batalla y es una batalla difícil porque las cosas hay que llamarlas como son, pero es una batalla que sólo tú puedes librar y con constancia y mucha determinación lo lograrás, es una batalla en la que el tiempo será tu mejor aliado y a medida que los días pasen todo será más fácil, la ansiedad irá desapareciendo y el amor propio retornará, y al final no habrá victoria más satisfactoria de saber que lo hiciste por ti y por tu bienestar.

Selene Perenne te recomienda “Miedo a perder la persona amada”

4.      Vive un día  a la vez

“Vive un día a la vez” es tan simple como suena, nuestro pasado y nuestro futuro sólo están en nuestra mente. Lo que pasó ya pasó y aunque constantemente lo escuchamos pocas veces lo interiorizamos.

Y por qué es importante vivir un día  al vez para superar una relación disfuncional, porque de esta manera puedes olvidar lo vivido y lo que creías que iban a vivir, sea que lo vivan o sea que no, tienes que soltar esas ataduras que te hacen actuar con miedo, esas ataduras que te hacen tomar decisiones basadas en que quieres estar más tiempo con él y no en sí vale realmente la pena.

Un día a la vez, esa es la clave, preocuparte por ti ese día, por sentirte bien, no recordar ese pasado que te pone nostálgico y al que quisieras volver para revivir los momentos lindos, ni imaginar ese futuro en el que ya son una familia. En realidad nunca puedes asegurar qué puede pasar, y lo que pasó no lo puedes cambiar. Sobre lo único que tienes realmente poder es sobre tu presente, ese presente que puedes cambiar para tu bien.

5.      Desarrolle su parte espiritual

Este es un paso fundamental, aunque lo dejemos de lado. Sea que creas en Dios, en un poder supremo, en el universo, en la naturaleza, es importante que te acerques a esa parte espiritual, ya que es lo único que te va a dar regocijo en los momentos de soledad, o en las recaídas porque van a existir.

Esa luz es la que te va acompañar en este camino de amarte a ti mismo, y de ayudarte cuándo sientas que no eres capaz.

6.      Haga de usted su prioridad y ponga límites

Este paso trata de aprender a ser un poco egoísta, pero un egoísmo sano como lo menciona Robin Norwood en su libro, es dejar de poner a la otra persona sobre nosotros, es dejar de dar más valides a sus necesidades y a sus prioridades que a las nuestras.

Es aprender a poner límites, aprender a decir la palabra “No”  que en ocasiones  nos da tanto miedo, y ¿por qué da miedo? Porque creemos que al decir no esa persona se alejara de nuestra vida y no volverá nunca más, todo radica en abandonar el miedo a perder y a darnos nuestro lugar, a sentir que valemos mucho por lo que somos.

Debemos dejar de esperar que la otra persona reconozca nuestro valor, porque si nosotros mismos no lo reconocemos nadie lo va hacer, además debemos dejar de pasar cosas sólo por no discutir, por no pelar, porque no se aleje,  si algo no te gusta pon un límite y no permitas que lo haga más, al principio vas a sentir mucho pánico pero en el fondo sabrás que estás haciendo lo correcto.

Selene Perenne te recomienda “Cómo identificar una relación disfuncional”

7.      Aceptación total de la realidad

Este es uno de los pasos más difíciles de llevar a cabo, se requiere de mucho coraje y mucha valentía, pero la buena noticia es que todos estamos llenos de valentía, todos tenemos la suficiente fuerza para llevarlo a cabo.

Es importante aceptar nuestra relación tal y cómo es, reconocer que es mala y reconocer que nos está haciendo daño, además es importante aceptar que estamos apegados a los recuerdos buenos y reconocer que en el presente no somos felices. Es mirar con ojos de verdad nuestra realidad, y dejar de verla con los ojos de los recuerdos y con los ojos del deseo, de lo que quisiéramos que fuera. Es ser honestos con nosotros mismos y con el mundo que nos rodea.

8.      Mira la realidad de la persona, borra la imagen idealizada que tienes de ella

En muchas ocasiones, esa persona de la que estamos apegados, porque básicamente una relación disfuncional es eso, una relación basada en el apego y la dependencia, lo hacemos porque en un inicio idealizamos la persona con la que íbamos a estar.

Teníamos un Checklist de cosas que debía cumplir y esa persona al parecer las cumplía todas o tenía el “potencial” para cumplirlas, ese es el error en el que más fácilmente caemos, idealizamos a la persona más por lo que creemos que puede llegar a ser que por lo que realmente es.

Ese es el primer rompimiento que debes hacer, romper la imagen que tú mismo creaste de esa persona en tu cerebro, y mirar la realidad, mirar en el hoy, en el presente cómo es realmente esa persona, cómo actúa, cómo se comporta, cuáles son sus ideales, cómo trata a las personas y así cuestionarnos si eso es realmente lo que queremos.

9.      Abandonar la culpa y no permitir la manipulación

Cuando estamos dentro de una relación disfuncional por lo general se juega al papel de víctima y victimario, puedes jugar cualquier de los dos papeles, dependiendo del momento en el que te encuentres. Esto implica que si estás jugando al papel de victimario puede que manipules a tu víctima, haciendo que haga lo qué tú deseas pero finalmente te sentirás culpable por haberlo hecho, y por otro lado el que está siendo manipulado se siente estúpido por haberlo permitido y para aumentar su papel de víctima hace sentir mal a su victimario por lo qué hizo.

Todo se vuelve un mar de culpas y manipulación, en el que ninguno tiene la última palabra, lo realmente importante es que con esto se genera mucho sufrimiento para ambas partes, hay que recordar que una relación es de dos y cuando se presenta el apego es de ambas partes, por eso es importante no caer en estos patrones, abandonarlos totalmente para poder avanzar y no lastimar ni lastimarte.

10. Busque ayuda profesional y busque un grupo de apoyo

Si definitivamente sientes que no eres capaz de aplicar los anteriores pasos, lo mejor es buscar ayuda profesional, ir donde un terapeuta y además inscribirte a un grupo de ayuda, donde existan más personas que estén pasando o hayan pasado por lo mismo y finalmente sientas que alguien comprenda lo que sientes.  Aunque Robin Norwood en su libro “Las mujeres que aman demasiado” aconseja que lo primero que debemos hacer es buscar ayuda, pienso que eso depende del grado de perdida de identidad en el que te encuentres.

Es decir, puede que estés simplemente empezando a identificar que algunas actitudes en tu relación no son las adecuadas, y que algo debe cambiar, por eso cualquiera de los anteriores pasos te puede ayudar en ese camino de buscar un equilibrio en tu relación, pero si tal vez ya la relación está en un punto de no retorno, donde te diste cuenta de lo apegado que estabas después de una gran discusión en la que con cada palabra de dolor o con la sola idea de terminar sentías como si tu mundo se estuviera viniendo abajo, es momento de buscar ayuda profesional, ya que además de darte un acompañamiento te puede dar herramientas para recuperarte.

No todos los terapeutas son buenos por eso es importante buscar hasta que te sientas cómodo, además hay otras técnicas como la programación neurolingüística, biodescodificación, constelaciones familiares que también te pueden ayudar en la identificación de patrones y así trascender esa información que llevas en tu interior y ser nuevamente tú.

Por último quisiera recalcar que todo es un proceso, es un proceso largo  y a veces doloroso pero a la vez muy bonito, en el que aprenderás mucho de ti mismo y encontraras tu verdadero poder.

 

Soy una apasionada del arte, la pintura, la escritura, la inteligencia emocional y el entendimiento de las cosas. He aprendido con el pasar de los años y con la sabiduría que me ha regalado el universo y los libros, que todos hacemos parte del todo y que lo único realmente importante es el presente, porque nuestro futuro es simplemente una ilusión y nuestro pasado jamás volverá. Espero que les gusten mis escritos y que haga clic en sus vidas.

También podría interesarte

LEAVE A COMMENT

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 3.180 suscriptores

Selene Perenne en Facebook

Creando Selene perenne: https://t.co/NH9jaBSh9g vía @YouTube

Relacion disfuncional: https://t.co/Kb1BiaXjSW vía @YouTube

Síguenos

Sigue a Selene Perenne en las redes solciales